Dibujos a lápiz

Desde la época del hombre paleolítico, el dibujo ha sido la primera expresión gráfica del ser humano. Como ejemplo de ello tenemos los dibujos de las cuevas de Altamira y Lascaux. El ser humano siempre ha experimentado la necesidad de representar el mundo que le rodea. 

El dibujo es la representación gráfica sobre una superficie, generalmente plana, por medio de líneas o sombras, de objetos reales o imaginarios. La palabra dibujo, proviene del latín designare, que significa, señalar, designar.

Uno de los instrumentos más comunes para realizar dibujos es el lápiz. El manejo del lápiz requiere de práctica y paciencia, para obtener líneas limpias y firmes, aunque también es importante el manejo de luces y sombras. Actualmente se emplean lápices graduados, que nos permiten lograr gradaciones en intensidad y trazo.

El dibujo admite infinidad de soportes, desde el dibujo primitivo, cuando el hombre trazó sus primeros intentos con un trozo de rama en la tierra, hasta el dibujo virtual de nuestros días. Aunque para realizar dibujos a lápiz quizás el papel sea el soporte predominante.

El dibujo es una forma de expresión gráfica, una de las modalidades de las artes visuales. Se considera al dibujo como un lenguaje gráfico universal, un instrumento de comunicación de primera línea, utilizado por la humanidad desde siempre para transmitir sus ideas y su cultura.